Embarazo psicológico, causas, tratamientos y síntomas

El embarazo psicológico le puede ocurrir a un porcentaje importante de mujeres que por diversas razones piensan y sienten que están embarazadas cuando en realidad no lo están. Generalmente, ocurre como un temor infundado especialmente si no está usando protección en las relaciones sexuales.

También le puede ocurrir a las mujeres que tienen un fuerte deseo de quedar embarazadas pero no lo pueden lograr por diversos motivos.

¿Qué es el embarazo psicológico?

Las náuseas, la fatiga, la hinchazón de los senos. Por lo general, es fácil ver que esos síntomas se relacionan con un embarazo. Pero en raras ocasiones, ese no es el caso.

Un embarazo falso también se conoce como embarazo fantasma, o por el término clínico pseudociesis. Es una condición poco común que hace que una mujer crea que está embarazada. Incluso tendrá muchos síntomas clásicos del embarazo.
En un embarazo falso, no hubo concepción y no hay bebé. No obstante, los síntomas pueden durar lo suficiente como para hacer que una mujer, e incluso quienes la rodean, crean que está esperando. En este espacio podrá conocer más sobre qué es y a quién afecta.

Causas del embarazo psicológico

Hasta el momento, no hay respuesta del por qué algunas mujeres experimentan pseudociesis. No obstante, existen  tres teorías principales. Algunos profesionales de la salud mental creen que está relacionado con un intenso deseo o temor de quedar embarazada. Es posible que esto afecte el sistema endocrino, que a su vez causa síntomas de embarazo.

Otra teoría se relaciona con el cumplimiento del deseo. Algunos profesionales de la salud mental creen que cuando una mujer anhela estar embarazada, posiblemente después de sufrir varios abortos espontáneos, infertilidad o porque quiere casarse, puede malinterpretar ciertos cambios en su cuerpo como una clara señal de que está embarazada.

La tercera teoría está relacionada con ciertos cambios químicos en el sistema nervioso que están relacionados con trastornos depresivos. Es posible que estos cambios químicos sean responsables de los síntomas del embarazo falso. Conozca más sobre las causas del embarazo psicologico.

Tratamientos para el embarazo psicológico

Mostrar a una mujer la prueba de que realmente no está embarazada a través de técnicas de imágenes como la ecografía es la forma más exitosa de poner fin a un embarazo falso.

No existen evidencias científicas de que los embarazos falsos tengan causas físicas directas, por lo que no hay recomendaciones generales para tratarlos con medicamentos. Pero si una mujer experimenta síntomas como irregularidad menstrual, se pueden recetar medicamentos.
Los embarazos falsos parecen ocurrir de manera discordante en mujeres que experimentan inestabilidad psicológica. Por esta razón, deben estar bajo el cuidado de un psicoterapeuta para recibir tratamiento.

Este concepto no es nuevo, Hipócrates escribió por primera vez acerca de este problema en  el año 300 a. C. presentando el caso de Mary Tudor, que es un famoso ejemplo histórico. Las consultas y manifestaciones de pseudociesis han disminuido significativamente en los Estados Unidos durante el último siglo.

En los países con fácil acceso a pruebas de embarazo precisas, los embarazos falsos se han vuelto bastante raros. No obstante, en algunas culturas en las que relacionan el valor de una mujer con su capacidad de concebir, y la pseudociesis se observa en tasas más altas en estas partes del mundo. En este espacio podrá conocer más los tratamientos para el embarazo psicológico.

Síntomas del embarazo psicológico

Las mujeres con pseudociesis tienen muchos de los síntomas similares, que las mujeres que realmente están embarazadas, incluyen: Interrupción del periodo menstrual, vientre hinchado, senos agrandados y sensibles, cambios en los pezones y posiblemente producción de leche. Sensación de los movimientos fetales, náuseas y vómitos, aumento de peso.

Estos síntomas pueden durar solo unas pocas semanas, nueve meses o incluso varios años. Un porcentaje muy pequeño de pacientes con embarazo falso llegará al consultorio del médico o al hospital con lo que se siente como dolores de parto.

Para determinar si una mujer está experimentando un embarazo falso, el médico generalmente evalúa sus síntomas, realiza un examen pélvico y una ecografía abdominal, las mismas pruebas que se usan para sentir y visualizar un embarazo normal.

El médico puede encontrar algunos de los cambios físicos que ocurren durante el embarazo, como un útero agrandado y un cuello uterino blando. Las pruebas de embarazo en orina siempre serán negativas en estos casos. En este espacio podrá conocer más sobre síntomas del embarazo psicológico.

Embarazo psicológico en animales

Embarazo falso, o seudopresencia, es un término usado para denotar una condición común en animales mamíferos, especialmente, en perras no embarazadas que muestran síntomas de embarazo, y lactancia, sin producir cachorros.

La perra afectada muestra los síntomas por aproximadamente uno o dos meses después de que finaliza el estro (calor). Se cree que se debe a un desequilibrio hormonal que desempeña un papel central en las perras afectadas. Según la gravedad del problema, los síntomas pueden durar más de un mes.

Se manifiestan cómo: cambios de comportamiento, la perra que no está embarazada pero puede mostrar síntomas de actividad maternal, anidación y cuidado de sí misma, inquietud, distensión abdominal.

También muestra aumento de tamaño de las glándulas mamarias, vómito, depresión, pérdida del apetito (anorexia), líquido acuoso pardusco o secreción de agua de las glándulas mamarias, entre otros. Seguidamente podrá leer más sobre el embarazo psicológico en animales.

Mitos y verdades (test y embarazo en hombres)

Los hombres no pueden embarazarse aún por si solos, o con esperma solo, por lo que se sabe. Pero puede sorprenderle saber que los hombres pueden quedar embarazados, dependiendo de cómo se definan los términos. Conozca todos los mitos y verdades del embarazo psicológico.

Sin embargo, científicos del campo de la Medicina, afirman que el útero no es necesario para un embarazo. De hecho, cada uno de cada 10,000 embarazos termina con el desarrollo del feto en otra parte del abdomen.

Esto puede suceder cuando, después de la concepción, el óvulo se mueve hacia el útero pero cae fuera de la trompa de Falopio. Cualquier embarazo en el que el feto se desarrolla fuera del útero se conoce como embarazo ectópico.

El hecho de que un feto pueda desarrollarse fuera del útero ha planteado preguntas legítimas sobre si sería posible que los hombres tengan una implantación ectópica. Muchos investigadores dicen que tal embarazo es técnicamente factible.

El embrión se implantaría en el abdomen, la placenta se adhiere a los órganos abdominales y el parto se haría por cesárea. Cualquier hormona del embarazo necesaria podría ser administrada con inyecciones.

Los peligros sin embargo, que corre el hombre con tal proceso,  son demasiado altos para que la idea se tome como algo más que un poco de entretenimiento científico. Aunque algunas mujeres han dado a luz a niños concebidos fuera del útero, los embarazos ectópicos son bastante peligrosos y casi todos los embriones ectópicos se extraen poco después del diagnóstico.

Para un hombre intentar tener un embarazo a  término de esa manera sería un riesgo inaceptablemente alto, especialmente porque la placenta tendría que dejarse descomponer dentro del cuerpo del hombre después de que da a luz, ya que su extracción daría lugar a una hemorragia mayor.