animales

¿Cómo detectar un embarazo psicológico en las gatas?

Síntomas y señales a los que debemos estar alerta

Al igual que en el caso de las perras, las gatas también tienen altas probabilidades de llegar a experimentar un embarazo psicológico. Pues, ciertamente, uno de los instintos proporcionados por la naturaleza sobre los que menos tenemos control, es el proceso de la reproducción, por lo que en este caso, las gatas pueden sufrir un embarazo psicológico si no llegan a satisfacer completamente esta necesidad vital.

Se trata de un deseo que queda insatisfecho en la gata, lo que le da origen a una frustración que se manifiesta por medio de maullidos, conductas agresivas, tendencias a huir e incluso, puede llegar a presentarse algún intento de escape para lograr conseguir responder a su deseo. Puede ser esta una mala pasada de la naturaleza, pues les hace creer a las gatas que están a la espera de cachorros por señales que envían sus hormonas, cuando en realidad no es así.

Lo que debes hacer: Es de vital importancia que una vez identifiques el caso del embarazo psicológico en tu gata, acudas de forma inmediata a tu veterinario, pues el avance del proceso podría resultar altamente peligroso, tanto, que podría comprometer la salud del animal.

te puede interesar:

Detectar un embarazo psicológico en una gata

Con base en las señales y síntomas que empieza a manifestar la gata cuando padece de un embarazo psicológico, te mostramos a continuación algunas de éstas, acompañadas de conductas que puedes identificar y evaluar para examinar si tu gata lo padece o no:

  • embarazo psicologico en las gatasPresencia de leche en las mamas: En el proceso de reproducción falso, inicia la segregación y funcionamiento de hormonas tal y como si se tratara de un caso de embarazo real, por lo que la progesterona inicia la preparación del cuerpo para permitir la secreción de leche a través de las mamas de la gata. Para comprobar y examinar la gata en el posible caso de embarazo psicológico, debes evaluar si tiene sus mamas hinchadas o notas alguna secreción de leche u otro líquido que se desprende de ellas.
  • Inflamación del área del abdomen: Los síntomas y las señales son tan fuertes que incluso podría presentarse una hinchazón en el abdomen como si en verdad estuviera embarazada, por lo que esta será otra señal. Es posible que aparezca un especie de bulto aparentando la forma de un desarrollo. Es aquí donde aparece el aumento de peso del animal.
  • Se incrementa el apetito: Uno de los síntomas más comunes de un embarazo psicológico en gatas, es el aumento de apetito del animal, pues puede llegar a pedir comida muchas más veces de las que se le proporciona habitualmente o incluso podrías notar que come de forma más rápida. Pero, ¿esto qué tiene que ver con el falso embarazo? Verás, teniendo en cuenta que la gata piensa en que va a ser madre, se supone que necesita más alimento para proporcionar a sus crías los nutrientes que necesitan.
  • Conductas agresivas / conductas temerosas: Muchas gatas tienden a alterar sus comportamientos normales y conductas llevándolos a los extremos, por lo que podrá presentarse o más temerosa o más agresiva, pues está en una etapa delicada. Se podría mostrar muy agresiva si se que quiere levantar o si se le a tomar del vientre.
  • Hay presencia de flujo: Es posible que la gata produzca la secreción de flujos procedentes de su vagina. Esto se debe a que el sistema reproductor inicia, también, la preparación para el momento del parto. Esta es una de las primeras señales, por lo que deberás estar atento a ella y llevarla al veterinario de forma inmediata.
  • La gata tiende a esconderse: En el embarazo psicológico, este es uno de los comportamientos más habituales que toma el animal, pues inician la búsqueda del nido donde tendrás a sus crías y cuidará de ellos durante los primeros días de nacidos.
  • Uso de objetos y otros animales como crías: Puede llegar a tal punto el instinto maternal de las gatas que, incluso podrían tomar artículos u otro animal de diferente especie para tratarlo de tal modo que si fuese una de sus crías. Podrías notar que lo lleva consigo a todas partes, lo acicala y consciente, y hasta podría intentar hacer que beba de su leche.
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *