¿Qué es el embarazo psicológico? ¿A quién afecta?

¿De qué se trata el embarazo psicológico?

El embarazo psicológico recibe varios nombres, entre ellos: el embarazo imaginario o pseudociesis. Esta situación compone un trastorno de carácter psicológico que, en la mayoría de los casos afecta de forma principal a las mujeres, aunque no se omite, la afectación importante que también puede producir en los hombres. ¿De qué se trata esta afectación? Pues bien, afecta porque produce un desmedido deseo a la mujer de ser mamá, especialmente a aquella que no lo ha sido, y la mujer inicia un período aparente de síntomas comunes de un embarazo físico, esto pese aún no estar embarazada. Lo cierto es que este trastorno asombra y pasma a los especialistas, quienes aún no tienen una precisa explicación que se plantee con certeza acerca de este tipo de situación.

te puede interesar:

El embarazo psicológico, a nivel general, representa un conjunto de variables precisas y fijas a los embarazos regulares físicos. Uno de los claros factores, son los síntomas gestacionales que la persona puede llegar a experimentar con el paso del tiempo. Sin embargo, estos casos de embarazo, no se centran solo en los seres humanos, sino que también puede ser posible notarlo en animales de compañía, especialmente.

Factores clave de la patología

En los casos de embarazo psicológico, intervienen agentes importantes sobre la situación, entre ellos encontramos a los siguientes:

  • embarazo psicologico niñosLos agentes psicológicos: En esta sección, se encuentran un mayor peso de las situaciones que pueden desencadenar un embarazo psicológico, los cuales reciben el nombre específico de trastorno somatomorfo. Este trastorno explica un conjunto de enfermedades y padecimientos que pueden ser generados por diferentes factores pero, que no pueden ser explicados por la evidencia de una lesión física y tangible. Esta situación se da mayormente en personas que tienden a ocultar sus sentimientos, tal es el caso de la alexitimia.

Sin embargo, los factores que desencadenan la situación no paran ahí, pues se reconocen algunas otras situaciones como la infertilidad y demás circunstancias que impiden que la mujer pueda quedar en embarazo, lo que la lleva a presentar y desarrollar un cuadro psicológico al ser tan grande el deseo por ser mamá. Incluso, es posible que mujeres en etapa de adolescencia, puedan padecer de este trastorno, pues se manifiesta un miedo sólido sobre la posibilidad de quedar en estado de embarazo al no cuidarse durante las relaciones sexuales.

  • Los agentes neuroendocrinos: En este tipo de agentes relevantes sobre estos casos, es indispensable esclarecer el movimiento y la alteración que se produce en las hormonas que habitan en el cuerpo de la mujer. El papel que desarrollan en cada paso es sumamente importante, sobre todo en los casos de un embarazo psicológico. Lo que ocurre, es una clara disminución de ciertas hormonas, las LH y FSH, que provocan un detenimiento en los procesos de ovulación, produciendo un caso de amenorrea.

Otro caso claro, como mencionaremos más adelante, son las situaciones de las mujeres en período de adolescencia, pues al no tener una menstruación de carácter regular, el miedo por quedar en embarazo al tener relaciones sexuales sin protección, empieza a generar una obsesión sobre un posible caso de embarazo.

La patología a nivel físico

Es clara la superioridad que puede llegar a tener la mente sobre el cuerpo, independientemente del género o la especie, como ya hemos visto. La patología física se da cuando los agentes psicológicos y los agentes neuroendocrinos, se mezclan y dan paso al embarazo psicológico, de otra manera, ninguno de los dos trabaja de forma independiente, lo que quiere decir que está uno ligado al otro.

¿Cómo y cuándo aparece un embarazo psicológico?

embarazo psicologicodepresionSabiendo que se trata de un trastorno que se origina de un problema psicológico, esta situación aparece en dos situaciones en específico, la primera: una mujer que siente profundos deseos de ser madre, lleva un tiempo intentando, no lo ha conseguido y su deseo crece de forma gradual, y la segunda; una mujer que presenta un miedo fuerte por quedar en embarazo. En cualquiera de los casos que se presentara, independientemente del origen del trastorno, lo cierto es que la mente se superpone sobre la materia, en este caso, sobre el cuerpo.

Lo que sucede en este trastorno, es un desorden de las hormonas de la mujer, lo que lleva a una alteración de los ovarios. Las perturbaciones que ocurren, permiten la producción de síntomas y manifestaciones que se establecen dentro de un embarazo físico, tal es el punto del trastorno, que es posible que una mujer se haga una prueba de embarazo y esta salga positiva en los resultados.

Algunos de las más características revelaciones y señales, se muestran a continuación:

  • La menstruación: Esta es, sin duda, uno de los mayores síntomas y factores que dan paso a este embarazo y por ende, a los síntomas que puede presentarse. La menstruación se ausenta durante los 9 meses que sería el tiempo del embarazo físico.
  • Las glándulas mamarias: Inician una serie de modificaciones de las glándulas, en las que éstas crecen y se marcan, además de ser posible encontrar rastros de leche e incluso notar la presencia de calostro.
  • Movimientos en el vientre: Tal es la posición de la mente sobre el cuerpo, que la mujer puede llegar a experimentar la sensación subjetiva de que se presentan movimientos en su vientre, tales como los movimientos fetales.
  • Sensaciones frecuentes: Entre las sensaciones frecuentes que pueden presentarse, no podían faltar los síntomas más comunes de los embarazos físicos, como lo son las constantes náuseas y los vómitos.
  • Incremento de vientre y aumento de peso: Notar hinchazón y un aumento de peso, son los últimos fatores de manifestación que experimenta la mujer y así, fortalece su deseo y las sensaciones de estarse convirtiendo en mamá.
  • Cuello uterino: Es posible que ocurra el ablandamiento del cuello uterino, y que con él vengan algunas señales claras de la congestión. El tamaño que puede llegar a alcanzar el crecimiento del cuello uterino, oscila entre las 6 y las 8 semanas, aproximadamente.
  • Otros síntomas: Es posible que la mujer manifieste gonadotropina de forma importante y con esto, sensaciones como la ansiedad, la irritabilidad y trastornos del sueño.

¿A quiénes puede afectar un embarazo psicológico?

Lo cierto es que pese a la desorientación que produce en los especialistas este tipo de trastorno, se han realizado estudios tras estudios que arrojan resultados importantes. Uno de ellos, realizado por Estados Unidos sobre este embarazo psicológico, no es una situación que se note con frecuencia, pues la posibilidad de que aparezca es de una en seis de cada 22.000 nacimientos, aproximadamente.

Con base en todo esto, se establecen algunas mujeres con ciertas características particulares que conforman el grupo de las personas que tienen más posibilidades de presentar y desarrollar este trastorno dentro de las cuales se explican las siguientes:

  • El deseo de ser mamá: Se centra en aquellas mujeres que independientemente de estar casadas, la edad y las circunstancias, manifiestan grandes deseos de convertirse en madres. Entre algunas de ellas se pueden identificar aquellas que se casan por segunda vez y desean complacer a su actual pareja sobre el nacimiento de un hijo, ser de su propio fruto.
  • Recién casados: Especialmente a las mujeres, las recién casadas son otra categoría posible de mujeres que podrían experimentar un embarazo psicológico. Esto sucede, porque generalmente desean esperar un tiempo antes de tener hijos, por lo que el miedo de quedar embarazadas en cualquier momento crece.
  • Edad y preocupación: Con el paso del tiempo, la edad empieza a ser un peso para algunas mujeres, esto conlleva a que empiecen a preocuparse por la llegada de la menopausia, etapa en la que ya no será posible quedar en embarazo, por lo que la fertilidad temporal a punto de acabarse, genera miedo y temor por no haber tenido hijos o más hijos.

¿Qué otros seres también pueden padecerlo?

embarazo psicologicoLo cierto es que los embarazos psicológicos no sólo tienen la capacidad de afectar a las mujeres, sino que además pueden llegar a presentarse en diferentes especies de animales. Más sorprendente aún, es que no se trata de una patología reciente, sino que este tipo de situaciones se presentan hace varios siglos, donde madres primerizas tienden a obsesionarse con la idea de ser y convertirse en madres que llevan a palpar el embarazo. A esto se le conoce como embarazo psicológico o embarazo imaginario.

Los casos de embarazos psicológicos son frecuentes en los animales, específicamente y mayormente en los perros. Lo que sucede en estos casos, es que las perras tienden a tomar un elemento en específico, a quien le otorgan el papel de cría, es decir, de sus hijos y ocurre de tal forma que empiezan a hacerse responsables de él, llevándolo a todas partes, cuidando de él y protegiéndolo. Incluso, es posible que un perro, en este caso una perra, pueda atribuir el papel de hijo a uno de los seres humanos con los que conviva de forma habitual y por quien sienta un profundo cariño y una estrecha relación.

Pese a todo esto, a los animales no se les reconoce el trastorno como un cuadro patológico, sino que en este caso recibirá el nombre de un cuadro fisiológico, el cual se relaciona de forma directa con los factores claves y característicos de los ciclos de reproducción que experimentan, dado que se incrementa la prolactina y ésta situación genera un fuerte decaimiento de la progesterona.