La detección de un embarazo imaginario en un perro

Embarazo psicológico en perros, la importancia de tomar medidas a tiempo

Los embarazos psicológicos o imaginarios generalmente pueden ser experimentados por las mujeres, incluso por los hombres, pero muchas personas que no conviven a diario o no tienen una cercanía con perros, desconocen la posibilidad de embarazo imaginario que ellos también pueden tener, siendo la especie animal de seres que tienen las más altas probabilidades de padecer de esta situación.

Los embarazos psicológicos en perros se producen por un desajuste o una alteración del orden sobre las hormonas de los animales, sin embargo, esto no sucede siempre sino que, ocurre en una parte parcial de los perros. Dada la importancia de esta situación, es necesario esterilizar al animal en caso de que lo requiera y lo considere el dueño para evitar la progresión de esta situación que es capaz de proporcionar consecuencias importantes como lo veremos más adelante.

te puede interesar:

¿Cuándo aparecen estas situaciones?

embarazo imaginario en un perroLo cierto es que existen varias razones y varias situaciones en las que puede aparecer un embarazo psicológico en los perros. Sin embargo, esta etapa se atribuye especialmente a los dos meses de haber tenido su etapa de ovulación, donde el cuerpo inicia un proceso de preparación para albergar a las crías en su cuerpo, lo que lleva a la perra a experimentar la sensación de que ya está preñada.

Algunas otras circunstancias que pueden dar paso al pseudoembarazo en el animal, son situaciones en las que el o la dueña tiende a ponerlo en apareamiento en muchas ocasiones sin conseguir resultados exitosos que detonen en un embarazo. Pese a estas dos situaciones, el embarazo puede darse en el medio salvaje, dado que muchas hembras tienden a acompañar en la situación a una hembra dominante que queda en embarazo, de esta forma proporcionan las mejores condiciones para los cachorros incrementando sus posibilidades de vivir y manteniendo viva y fija a la especie. Todo esto para cuando la madre biológica no pueda, por una u otra razón amamantarlos y la manada acompañante deba sustituir su papel para garantizar la vida de las crías que deja.

Los cambios y las alteraciones en las hormonas

Una vez llega a su etapa final el celo, la perra presenta una alta probabilidad de padecer de este problema, el cual es conllevado por un trastorno en el cambio y la alteración de sus hormonas, generando así el embarazo psicológico también llamado embarazo imaginario.

Entonces, ¿qué es lo que sucede realmente? pues bien, un embarazo imaginario puede darse, debido a que, el organismo naturalmente trata de mantener en la perra unos niveles de las hormonas establecidos que bien pueden estar en acierto o ser totalmente erróneos. Esto produce que el organismo a nivel general se comporte de tal forma, como si realmente estuviera experimentando el embarazo.

Aun con esto, es necesario comprender que no todos los casos ocurren de la misma manera, he aquí la importancia de acudir al veterinario una vez se evidencien los primeros síntomas. Las variables dependen de varias circunstancias, tales como la estabilidad del ambiente en general, los cambios hormonales regulares, enfermedades que haya sufrido, trastornos cercanos de esta situación, entre otras. Además, para notar la diferencia de casos, es necesario realizar una evaluación y una examinación de los síntomas que cada animal presenta, pues el tratamiento depende de forma directa con estas cambiantes, que bien pueden ir desde la preparación del lugar donde se realizará el nacimiento, los quejidos y sollozos que tengan de forma frecuente, los cambios del apetito, la interacción con otros animales y con las personas, hasta la agresividad y la temeridad que puedan evidenciar a quienes quieran tener contacto cercano con ella.

La detección de la situación

Es necesario que para tomar cualquier medida, recibamos la asesoría dependiendo y sobre los cambios que está experimentando la perra, por lo que será necesario tener en cuenta los siguientes síntomas y factores clave de comportamiento y físico que puede manifestar el animal:

  • La perra no presenta su período de menstruación
  • Inicia la producción de flujo vaginal irregular y sufre cambios importantes
  • Se nota un aumento del crecimiento de las mamas
  • Puede evidenciarse rastros de líquido previo a la leche
  • Las mamas ahora albergan leche para las posibles crías
  • Se nota una hinchazón del vientre del animal
  • La perra se lame de forma constante las mamas
  • Además de lamer sus mamas también lame su vagina
  • De forma frecuente suelen presentarse sollozos y gimoteos
  • De repente la perra no desea salir del lugar donde pasa más tiempo habitualmente, es decir, de su hogar
  • La perra toma muñecos, juguetes u otros objetos y cuida de ellos
  • Puede que la pera tienda a rascar las paredes o el suelo
  • En ocasiones la perra se esconde
  • Puede ser agresiva cuando se trata de tomar el objeto que toma como su propia cría
  • También es posible que se muestre temerosa y nerviosa en este estado

Frente a cualquiera de estas situaciones, es necesario acudir de forma inmediata ante el veterinario, de esta forma en primera instancia cumpliremos con el primer paso para tomar medidas, el cual será: detectar el problema. Esto porque se debe a otro tipo de problemas que tenga el animal y padecimientos que todo o nada tengan que ver con un embarazo psicológico.

Consecuencias y prevención en este estado para la perra

Una vez el veterinario esclarezca las dudas y confirme el posible embarazo psicológico, es necesario pasar a conocer las consecuencias de esta situación y así poder dar con las medidas necesarias dependiendo de las variables que presente el animal.

embarazo imaginario en un perro1Es necesario comprender la importancia que tiene este tipo de situaciones en el caso de los animales, en este caso de los perros particularmente. Los embarazos psicológicos en perros pueden dejar secuelas sumamente importantes en la salud del animal y de tal gravedad que podrían ocasionar la aparición de enfermedades serias como lo es el cáncer, además de infecciones graves en las mamas por estar lamiendo de forma constante esta parte de su cuerpo, además de otros problemas, como la depresión, malestares de salud, conductas poco frecuentes, entre otras.

Algunas de las consecuencias sobre la salud que podría desencadenar esta situación, son:

  • Infección en las mamas por el paso constante de su lengua en ellas
  • La mastitis es uno de los padecimientos más frecuentes en las perras, esto se debe a que los conductos de la leche se ven obstruidos y en el caso de que sea madre verdaderamente a futuro podría no poder amamantar a sus crías
  • Es posible que ocasione depresión, padecimientos físicos claros y serios e incluso generar estrés al animal dada la situación
  • El cáncer de mama
  • Conductas agresivas y de protección exagerada con los elementos a quienes les atribuyen el papel de hijos
  • Infecciones en el útero (especialmente cuando el caso ocurre de forma frecuente)
  • Presencia de tumores en las mamas
  • Riesgo inminente de aparición de quistes en su organismo

Embarazo psicológico en perros: procesos hormonales y cambios

Los Caninos y los embarazos psicológicos

Aunque hayamos oído poco o nada de estas situaciones, lo cierto es que un embarazo psicológico o un embarazo imaginario ocurre mucho más frecuente de los que creemos en los animales. Los perros son los principales animales que tienen este tipo de comportamientos y desórdenes hormonales. Es importante comprender en primera instancia, que este tipo de situaciones no comprenden ni representan la presencia de una enfermedad, sino que se trata de una alteración o perturbación de las hormonas que incluso, algunas perras pueden experimentar si su sistema nervioso así se los dicta. De hecho, además del área psicológica, las perras pueden llegar a presentar síntomas físicos, como la hinchazón en el abdomen, un incremento sobre el tamaño de las mamas e incluso llegar a producir leche.

Lo cierto es que, como mencionamos, se trata de un proceso natural que realizan las hormonas en su cuerpo en el ciclo reproductivo, por donde pasan por diferentes fases que veremos más con detalles a continuación.

te puede interesar:

Las hormonas y su alteración en el ciclo reproductivo del animal

Para comprender mejor la descompensación hormonal, es necesario comprender que los cachorros, representan un recurso fundamental para la perra, pues significan la perpetuación de sus genes, lo que aumenta la importancia y el valor que ellos representan.

Embarazo psicologico en perros1El ciclo reproductivo de la madre canina, encierra dos aspectos esenciales, el fotoperiodo y el relacionado con el área de los alimentos. Sin embargo, la domesticación de esta especie, ha provocado que las hembras tengan alrededor de tres ciclos reproductivos en un solo año. En el caso del mundo salvaje, los lobos, especie de la que descienden los perros, la hembra solo puede tener una camada al año. Este factor se ve provocado por las adaptaciones que deben hacer naturalmente, además de la alimentación asegurada en el momento de ser cachorros y las condiciones en las que se mantiene el animal gestante.

El ciclo reproductivo

En las perras, este ciclo se denomina ciclo sexual monoéstricas en las que la ovulación se da de manera espontánea. Con base en esto, el inicio del ciclo estral tiene una duración de carácter variable que oscila entre los 5 y los 11 meses. Posteriormente, las hembras tienen un período estro que tiene una duración mínima de 120 días, el cual se conoce como la fase luteal.

Cuando hablamos de una perra doméstica, los ciclos generalmente se presentan en dos ocasiones durante el año, sin embargo este número podría variar entre uno y tres ciclos en total, pues este factor depende de la raza, las condiciones, la edad y demás factores característicos del animal.

Este ciclo se encuentra constituido por cuatro etapas fundamentales: etapa proestro, estro, diestro y anestro. Recordemos que la duración del ciclo estral en una perra que ha sido domesticada, puede durar alrededor de 18 días en total. A continuación presentamos los conceptos de forma más clara:

  • Fase proestro: En esta fase, se da lugar a un aumento de la actividad folicular de los ovarios, la cual comprende una duración entre 6 y 11 días. En el proceso del proestro, ocurre una estimulación estrogénica muy baja en la que se provocan diferentes cambios físicos, como por ejemplo la secreción vulvar que es procedente del útero, tumefacción vulvar y una gran atracción del macho hacia ella. Esto se debe a la liberación de hormonas que empiezan a aparecer por la vía rectal, urinaria y vaginal. En esta etapa la hembra no presenta una receptividad sexual y puede manifestarse agresiva y violenta ante el cortejo del macho.
  • Fase estro: Con una duración entre los 5 y los 10 días, esta fase se encarga de posibilitar la recepción sexual, pues ocurre el primer día donde la hembra acepta el coito con el macho que la corteja. La perra presenta una pasividad a la que accede el macho y puede adoptar posturas de lordosis, la cual representa una curvatura en la zona lumbar.  Se da una secreción vulvar y eliminación de la presencia de edema. En esta fase se aumentan y elevan los niveles plasmáticos de la progesterona y se mantienen durante el resto del ciclo reproductivo.
  • Fase diestro: En esta fase aparece una secreción de la progesterona, gracias a la presencia de los cuerpos que se forman. La duración de esta etapa puede ser de 60 a 80 días. Se disminuye el tamaño de la vulva y ocurre una pérdida del interés por el macho. Una vez efectuada la ovulación, el cuerpo inicia la producción de la progesterona, haya o no haya gestación en el animal. Cuando se trata de una gestación real, las perras presentan una caída de la progesteronemia, la cual se encarga de acondicionar el cuerpo para el momento del parto. En este momento comienzan todos los trabajos del organismo para el momento del parto, como por ejemplo la producción de la leche para la alimentación. Termina la presencia del celo.
  • Fase anestro: Este es el momento en el que la perra descansa del paso de sus ciclo reproductivo y tiene duración que oscila entre las siete semanas y el año. Se caracteriza por ser un estado en el que la perra presenta inactividad y rechazo hacia el macho. Se presenta una vulva reducida de tamaño y no hay secreción.

Como observamos, independientemente de si la perra ha quedado preñada o no, el ciclo reproductivo realiza todo el proceso de forma completa. El celo del animal termina en la fase de diestro en esta especie en específico.

Embarazo psicologico en perrosLas hormonas que yacen en el organismo de la perra, generan igualmente los efectos naturales circundando por el mismo. Sin embargo, el embarazo psicológico en perros se da cuando las hormonas reciben una señal del sistema nervioso. Esto provoca que, si la perra cree estar en embarazo, efectivamente se producirán todos los síntomas que se hallarían en caso de que esté o no preñada.

La importancia de prestar atención: ¿Es peligroso?

Es necesario comprender que como mencionamos al inicio de este apartado, un embarazo psicológico en perros no debe representar una enfermedad ni mucho menos una situación que comprenda una alta peligrosidad. Sin embargo, es necesario prestar atención a la conducta que esté presentando el animal, dado que las probabilidades de que se repitan dentro del futuro, son parcialmente altas.

Esto se debe a que la hembra está expuesta de forma constante a la hormona necesaria para sus procesos reproductivos como lo es la prolactina, la cual reside en su organismo y puede ocasionar quistes importantes en el interior del cuerpo de la perra. En esta medida, sí es necesario prestar mucho cuidado, dado que esta situación puede generar una enfermedad grave en ella como lo es el cáncer.