Síntomas para detectar un embarazo imaginario o psicológico

Síntomas de un embarazo psicológico: El papel de las emociones y los sentimientos

Los embarazos psicológico, también se conocen con el nombre de embarazos imaginarios, dado que se trata de una creencia arraigada a un profundo deseo o a un fijo miedo por convertirse en madre. Este embarazo es posible detectar con la manifestación de diferentes síntomas de un embarazo psicológico, los cuales son típicos y muy similares a los de un embarazo físico.

Lo cierto es que este tipo de casos sólo ocurre de una en seis mujeres de cada 22.000 embarazos que ocurren. Pese a este trastorno, que es como lo han denominado muchos especialistas y médicos, no está esclarecido cuál es la causa principal y potencial que permite este tipo de casos, sin embargo, los estudios y mecanismos tienden a enfocarse en la alteración de las hormonas, la cual es la aparente causa de los cambios y modificaciones que sufren las conductas psicológicas y mentales que se ejecutan posteriormente.

te puede interesar:

Síntomas de un embarazo psicológico: Emociones, cambios físicos, hormonales, psicológicos y demás

El síntoma más relevante y evidente de este tipo de situación, es en la creencia propia y fija de un embarazo existente en la mujer. Algunos de los síntomas que presenta la mujer, como en un caso de embarazo físico, son:

  • embarazo imaginarioLa desaparición de la menstruación
  • Hinchazón del abdomen o vientre donde se alojaría el bebé
  • Aumento prominente de los pechos
  • Aparición de fluido previo a la aparición de leche
  • Restos de leche que empieza a emerger
  • Fatiga y cambios de humor repentinos
  • Náuseas y vómitos
  • Antojos sobre ciertos alimentos o combinaciones de los mismos
  • Irritación fácil y sin causa aparente
  • Sensación de movimiento en el abdomen como si se tratara de un bebé real

Los síntomas que por ningún motivo aparecerán como síntomas de un embarazo psicológico, son el sonido del corazón de un feto, la aparición del bebé en las ecografías y el parto. Es posible, incluso, que dada la alteración de las hormonas en el cuerpo y los cambios que este está sufriendo, una porción importante de las mujeres con embarazo psicológico puedan obtener un resultado positivo de sus test de embarazo normales y generales. Por otro lado, cuando el caso se encuentra muy avanzado y la mujer llegue al punto de dar a luz, tal es la posición de la mente sobre el cuerpo que es posible que la mujer alcance a sentir el dolor de parto en este estado, sin embargo lo cierto es que el parto no llegará a producirse.

La importancia y la labor de las emociones en los síntomas de un embarazo psicológico

La estabilidad o la carencia de equilibrio emocional permite que en muchas ocasiones cualquiera de nosotros empecemos a experimentar problemas físicos, como si de una conexión entre mente y cuerpo se tratara. Lo cierto es que así ocurre realmente, pues cuando nos sentimos mal emocionalmente, es posible que aparezcan otro tipo de manifestaciones físicas, como por ejemplo cansancio constante, problemas del sistema digestivo, dolores de cabeza regulares, no hay apetito, entre otros síntomas que pueden aparecer esporádicamente.

Generalmente ignoramos el hecho de que las emociones pueden provocar sintomatología física, incluso el origen de una enfermedad, pero realmente, en muchas ocasiones, esta tiende a ser su fuente. Sin embargo, es necesario resaltar que que la procedencia de estos padecimientos es completamente real, lo que en pocas palabras quiere decir que es posible que nuestras emociones pueden afectar a nuestro cuerpo físicamente.

En algunas ocasiones, cuando la aparición de una enfermedad ocurre a partir de un origen sobre las emociones, es posible que el padecimiento se mantenga y siga presente durante mucho más tiempo. He aquí el poder de la mente sobre el cuerpo. Esto sucede porque aún cuando el cuerpo intenta mitigar la enfermedad o lo que lo esté afectando el organismo, si la mente sigue pensando en que ahí está y observa su presencia, puede que el esfuerzo sea en vano y no consiga resultados exitosos. Lo anterior nos permite deducir la importancia de tratar las falencias emocionales, lo que nos hace sentir mal emocionalmente para no solo mitigar la presencia de la enfermedad o la molestia, sino prevenir el cuerpo de posibles padecimientos y encontrarnos al 100% cada día en cada una de nuestras actividades.

Padecimiento de la tensión, la ansiedad y el estrés: Otra forma de aparición de los embarazos imaginarios

La tensión y la presión suele generar a la larga, sensaciones poco favorables y saludables para el organismo del ser humano de forma natural. Si en este caso, una mujer se enfrenta a una presión y tensión que se genera de forma interna y externa, es posible que el organismo reaccione de forma errónea en modo de estrés. Un ejemplo claro de esto, podría ser un ambiente laboral en el que el jefe trata de forma desproporcionada y con altiveza a cada uno de los empleados. Una persona que se encuentra en esta situación, siente de forma casi que automática una sensación de fuerte tensión que puede evidenciarse no solo de forma física, sino que también de forma emocional.

embarazo imaginario1Cuando existen problemas emocionales que se conllevan cuando una persona tiene una preocupación fuerte, esto puede generar la aparición de una profunda ansiedad, ira, irritabilidad sin causa aparente, problemas del sueño, sensación de tristeza, un cansancio constante, cambios fuertes de humor, dificultades para lograr el concentramiento, entre otras. Cuando el caso ocurre en el área física efectuado por la emoción, puede incluso aumentar la frecuencia cardiaca, generar dolores de cabeza y de espalda importantes, fatiga, sudoración, fallas en los procesos del sistema digestivo, mareos, entre otras.

Pero, ¿de dónde proviene la aparición de la tensión constante? La aparición de este tipo de sensaciones potencialmente peligrosas para el funcionamiento correcto del organismo, puede deberse a circunstancias externas, es decir, a aquellas que estén relacionadas al entorno, directamente. Un ejemplo de las situaciones que podrían generar la aparición de la presión y el estrés a nivel general, son las dificultades y la inestabilidad laboral, relaciones sentimentales que contaminen, acoso de cualquier tipo, especialmente laboral y escolar, intimidación, problemas en el hogar, con los padres o familiares, entre algunos otros. La forma en la que reaccionas ante este tipo de situaciones, permite determinar finalmente la sensación que vas a sentir una vez se culminen, por lo que, partiendo de esto, es fundamental el famoso dicho de “pensar antes de actuar”, dado que la reacción es quien te dará la sensación posterior.

Entonces, ¿cómo influyen las emociones, la tensión, el estrés y demás sensaciones en la aparición de los síntomas de un embarazo psicológico? Pues bien, con base en esto, es que pasamos a la forma en la que ésto es posible. Como mencionamos, los procesos emocionales, los sentimientos y las sensaciones, que, se tratan de instancias propias de la mente, es posible que aparezcan los embarazos psicológicos o imaginarios. Si retomamos los casos posibles y las situaciones en las que una mujer tiene más probabilidad de presentar un embarazo psicológico, nos daremos cuenta que en el fondo se trata de circunstancias emocionales, enteramente. La tensión en una mujer que está próxima a alcanzar su etapa final de la menstruación; la menopausia, se encuentra en un estrés grave sobre su deseo de ser mamá, ya que, al acercarse la hora, por decirlo de alguna manera, la sensación de tristeza puede aparecer, además de la ansiedad y la tensión por no haber sido madre.

Otro ejemplo de cómo se aplica el estrés y la tensión en las mujeres que desencadenan casos de embarazo psicológico, son los casos de mujeres que han tenido aborto. Por un lado, muchas de estas mujeres, al realizarse este tipo de procedimientos en “clínicas” y consultorios clandestinos, tienen una alta posibilidad de presentar casos donde no consigan volver a quedar en período fértil, por lo que atenta con sus procesos fisiológicos sobre los sistemas de reproducción natural. Al tratarse de espacios donde los medios pueden no ser los adecuados, ejecutar procedimientos erróneos y contar con una persona que carece de experiencia y más aún de estudios, puede ocasionar problemas graves en el interior de la mujer. Lo que, más tarde, complicaría las cosas en caso de querer volver a desear estar en embarazo, por lo que una serie de preguntas, preocupaciones y problemas emocionales caerán sobre ella. Mientras que, por otro lado, las mujeres que tienen abortos espontáneos o pierden a uno de sus hijos, de por sí ya tienen una carga emocional que se debe tratar indispensablemente, lo que las conlleva a presentar un caso de embarazo imaginario, debido a la pérdida que sufrieron.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *